7.8.11

Hungría: nueva constitución prohibe matrimonio homosexual


Hungría aprobó una nueva Constitución que prohíbe el matrimonio homosexual y protege la vida humana desde la concepción, un hecho que no tiene precedentes y que ha conmocionado a la Unión Europea y provocado una violenta reacción de parte de los grupos a favor del aborto y activistas homosexuales en todo el mundo.

Aprobada el 18 de abril, el documento también hace cambios en todos los niveles de la estructura política de Hungría, como las reformas financieras destinadas a dirigir los déficits globales del país. De acuerdo con los funcionarios húngaros, esta Constitución esta diseñada para ser el paso final de la toma de distancia del estilo de gobierno comunista y declarándose ex país del bloque soviético.

“Hemos participado en un momento histórico”, declaró el portavoz parlamentario Laszlo Kover a la agencia de noticias Associated Press. “La nueva constitución se basa en nuestro pasado y tradiciones, pero busca y contiene respuestas a problemas actuales mientras que mira al futuro”.

Algunas interrogantes han surgido acerca de varias de las disposiciones de la Constitución, lo cual es muy comprensible. Por ejemplo, algunos han criticado la disposición que permite la disolución del Parlamento si el presupuesto no es aprobado a tiempo. Otros opinan que en una era de crecientes e insostenibles déficits fiscales, esta medida podría ser lo que se necesita para lograr austeridad fiscal. Imagínense el interés que pondrían los parlamentarios de país si es que supieran que, de no cumplir estas tareas fundamentales, podrían perder sus privilegiados y jugosos ingresos. ¡Hasta el Congreso de los Estados Unidos estaría obligado a manejar con seriedad sus propios problemas fiscales!

También podría citarse lo que Carlos Beltramo, corresponsal del PRI en Europa, nos señala acerca del control estricto de los medios de comunicación masiva o el recorte del poder de la Corte Constitucional. Al igual que lo hemos visto con frecuencia en América Latina estos aspectos de la nueva Constitución pueden suscitar dudas legítimas sobre posibles violaciones a las libertades civiles o crear otros problemas en el camino.

Feroz ataque de abortistas

Pero ninguna de estas observaciones puntuales se compara con la campaña alarmista que los grupos a favor del aborto y del homosexualismo han montado en los medios de comunicación. Y por supuesto la única razón para derribar la nueva Constitución es que protege la vida y el matrimonio.

La Alianza LGBT húngara, por ejemplo, exhortó al presidente “no aprobar la nueva Constitución, y darle una nueva oportunidad al Parlamento para adoptar una constitución europea verdaderamente moderna… en lugar de un panfleto político motivado por prejuicios homofóbicos”.

“Human Rights Watch”, que se ha convertido en un enérgico defensor del aborto en los últimos años, también ha realizado críticas en contra de la nueva Constitución. Dicen estar preocupados, entre otras cosas, por las cláusulas a favor de la vida: “podrían dirigir sus esfuerzos a anular la ley del aborto de Hungría y como resultado limitar el aborto, poniendo en juego una serie de derechos fundamentales de las mujeres”.

PRI tiene la esperanza, muy sinceramente, que los peores temores de esta organización a favor del aborto se hagan realidad. Es decir que la nueva Constitución proporcione las bases legales para restringir, si no prohibir por completo, los abortos que han suprimido generaciones enteras en la anciana y moribunda Hungría. ¿Es qué no hay un solo demógrafo en Hungría que les diga que están desapareciendo por las bajas tasas de natalidad?

Estamos de acuerdo con Beltramo que, si bien la nueva Constitución no puede ser perfecta, es "lo mejor en el continente europeo por ahora".

En cuanto a otros asuntos que la constitución refiere, Beltramo sostiene que dado que Hungría está reconociendo los derechos básicos como el derecho a la vida y el derecho al matrimonio, los húngaros “pueden manejar otros temas con el tiempo y sin poner en riesgo los principios democráticos fundamentales”.
Es por ello que el PRI aplaude los esfuerzos de Hungría. Si bien la nueva Constitución puede no ser perfecta, los fundamentos de una sociedad libre y justa, el derecho a la vida y a la protección del matrimonio, están ahora en su lugar.

Esperamos que continúen construyendo su Nación soberanamente bajo estos principios y creando una sociedad donde todos los húngaros sean bienvenidos al mundo y crezcan en familias naturales.

La población de Hungría era de 10 millones de habitantes en el 2000. Según el Reporte “Población Mundial al 2300” de la División de Población de Naciones Unidas que proyecto las tendencias de crecimiento o decrecimiento, la población de Hungría disminuirá a 6.2 millones de habitantes en el 2100 y un gran porcentaje de ellos serán adultos mayores o ancianos.

HUNGRIA PROTEGE LA VIDA: POPULATION RESEARCH INSTITUTE APLAUDE
PRI se une a las organizaciones internacionales que han declarado su apoyo a la soberana voluntad del pueblo húngaro y a la nueva constitución de Hungría.

La nueva Constitución, que fue aprobada el 25 de abril de 2011, protege el derecho a la vida desde del momento de la concepción.  No sólo esto, defiende el matrimonio, prohíbe la eugenesia y se refiere abiertamente, en su Preámbulo, al Cristianismo. Como tal, no solamente rechaza el comunismo ateo, también desafía la versión del humanismo secular de la Europa Occidental.

No es ninguna sorpresa el feroz ataque lanzado por el Parlamento Europeo, liderado por sectores de izquierda que manejan el ente. Por esta razón, manifestamos públicamente nuestro firme apoyo a la decisión del pueblo húngaro de basar su ley fundamental en:
el rechazo a la dictadura nacional socialista y comunista,
la reafirmación de su patrimonio histórico y espiritual, que incluye sus raíces cristianas,
la protección del derecho a la vida y dignidad humana desde el momento de la concepción,
la protección a la familia y a la institución del matrimonio,
la condena a las prácticas dirigidas a la eugenesia.

Encontramos que estos principios son precisamente lo que Europa necesita para impedir la crisis demográfica, económica y cultural que está enfrentando actualmente. Felicitaciones a los húngaros por tratar de construir una Cultura de Vida en medio de la actitud dominante europea de oscuridad.
Para adherirse a esta declaración, envíe un email a: hungarian.constitution@gmail.com 

Colin Mason es el Director de Comunicaciones de Population Research Institute
Steven W. Mosher es el Presidente de Population Research Institute..

---
Steve Mosher es el Presidente del Instituto de Investigación en Población (Population Research Institute), una organización sin fines de lucro dedicada a desmontar la falacia de la sobrepoblación en el mundo.
(c) 2010 Population Research Institute.

Permiso para reproducir concedido. Redistribución de forma extendida. Los créditos son necesarios.
Para suscribirse a la version en español del Informe Semanal envie un correo electrónico a:

1 comentario:

  1. Anónimo7:00 a. m.

    Entiendo que se proteja la vida desde la constitución, pero nunca entenderé que personas que viven, sienten y aman como yo hago a una persona de mi mismo sexo, tenga que ocultarse, sea señalada y burlada. Ojalá en el Perú se respete a las personas homosexuales como aquí en España, donde un Ingeniero Civil y homosexual como yo, al igual que mis amigos y familia también homosexuales (médicos, ingenieros, militares, abogados, empresarios), tenemos una vida ordenada y responsable y no se nos cuestiona nuestra valía laboral o como padres por el hecho de ser homosexuales.

    ResponderEliminar