13.11.06

Nicaragua: Gran triunfo provida en lucha contra el aborto - David contra Goliat (fuentes propias)


Aborto terapéutico en Nicaragua: R.I.P.
Dr. Rafael J. Cabrera A.
26 de octubre del 2006

Todo comenzó en la década pasada. Un jurista especializado en derecho penal presentó un proyecto de un nuevo código penal. En él introducía nuevos conceptos. Uno de ellos era relativo a la despenalización del aborto y de la eutanasia. En un foro de abogados, con presencia de magistrados, me tocó combatir sus argumentos y defender la vida desde la concepción hasta su fin natural. Logré la simpatía de la mayoría de los presentes y desde entonces el tema saltó a primera plana. El jurista promotor descendió en su posición política y el tema del aborto comenzó a ser discutido.

Posteriormente, la Asamblea Nacional decidió hacer un nuevo Código Penal. Se contó con asesoría de españoles. Por consiguiente, la despenalización, bajo la figura de aborto terapéutico, llegaba prácticamente al aborto libre y a petición. Nuevamente nos enfrascamos en el debate, además de ilustrar y educar a la población, sobre todo juvenil, sobre el tema.

El nuevo código penal empezó a discutirse y ser aprobado, primeramente en lo general, y luego en lo particular, por secciones. Se discutió y aprobó el Libro Primero. A inicios del libro segundo, en el capítulo segundo, se encontraba el aborto. Iniciamos nuevamente nuestra campaña para que el aborto fuese totalmente penalizado, a la par que las fuerzas tenebrosas de la cultura de la muerte recibían fuertes financiamientos para propagandizar su petición de despenalización amplia. Hicimos la primera gran marcha provida encabezada por nuestro Arzobispo Cardenal Miguel Obando, donde estuvimos unos 20.000 católicos. La discusión en la Asamblea Nacional dejó de lado la discusión del aborto y siguió aprobando otras secciones. Un nuevo intento de poner el tema a discusión, tuvo como parte nuestra la segunda marcha, con asistencia de 50.000 católicos. Los hermanos evangélicos hicieron su propia marcha en otro día. Desde entonces comenzamos a trabajar conjuntamente. Nuestra labor de hormigas continuó con educación en universidades, colegios, comunidades, parroquias, lentamente.

El apoyo en material didáctico de Vida Humana Internacional fue determinante en la propagación de los conocimientos de la población. (Una encuesta publicada el 24 de Octubre por Cip-Gallup demuestra que el 71% de la población rechaza el aborto terapéutico.) Y en la medida que nuestro material era difundido, la parte contraria lanzaba inmensas campañas publicitarias con mantas en las calles, rótulos de carretera, mopis, propaganda en radios y TV, etc. También de parte nuestra, entregamos cantidad de información, en cada ocasión, a todos los diputados de la Asamblea Nacional, ministros y cuanta persona de influencia era por nosotros conocida.

Nos integramos todos los grupos que abogamos por la vida, católicos y evangélicos. Compartimos información y ayuda solidaria. Consolidamos nuestros pensamientos y actuaciones. Cada quien contactó a las personas conocidas y se les comunicó, individualmente y en grupo todo lo relacionado al aborto, así como la naturaleza de quienes están a su favor y el origen de su apoyo desde el extranjero.

Ya casi terminada la discusión del nuevo código penal, y bajo el conocimiento de que había presiones para que se completara su aprobación antes del fin de este año 2006, prácticamente solo quedaba lo relativo al aborto. Súbitamente las ciudades de Nicaragua fueron inundadas por una campaña publicitaria enorme a favor del aborto, con su promoción por todos los medios de comunicación masiva.

De inmediato procedimos a escribir artículos de opinión y cada vez aparecían mas escritos en defensa de la vida. Un grupo de jóvenes decidió hacer una pequeña marcha el 25 de marzo, día oficial del No Nacido en Nicaragua. De ahí, se le presentó a la Conferencia Episcopal la idea de hacer una gran marcha nacional.

Esta idea fue aceptada y apoyada plenamente. Se conformaron diferentes comités y se inició un trabajo intenso. Teníamos que motivar a toda la población católica. Los obispos nos pidieron que motivásemos a los líderes de cada parroquia a lo largo y ancho del País. Los conjuntaron en su sede. Ahí se les motivó, instruyó y entregó material educativo. Luego, ellos se convirtieron en multiplicadores en sus localidades.

Se inició una gran campaña publicitaria, donde la mayoría de los medios ofrecieron sus espacios gratuitos. Fue una lluvia de donaciones las recibidas para producir panfletos, folletos, mantas y rótulos publicitarios en carreteras, calles, automóviles, en fin, algo masivo. Al saber que la Asamblea Nacional sesionaría el 6 de octubre, se fijó la marcha ese día. Vino población católica de toda Nicaragua. A su vez, los hermanos evangélicos también hicieron lo suyo y decidimos marchar el mismo día.

Se fijaron 3 puntos de salida para confluir unidos enfrente a la Asamblea Nacional. Calculamos 200.000 nicaragüenses marchando encabezados por la Conferencia Episcopal en pleno y por los principales dirigentes de las Iglesias Evangélicas. Se culminó con un acto ecuménico de lectura y proclamación de La Palabra y la entrega de 290.000 firmas a la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, pidiendo la eliminación del aborto terapéutico del código penal, de manera que todo tipo de aborto quede penalizado.

El proyecto de reforma fue discutido en la Junta Directiva y en el Plenario de la Asamblea pasó a comisión. Esta dictaminó favorablemente la eliminación de la figura de aborto terapéutico del código penal vigente, y someterlo a votación del plenario el 26 de octubre del 2006.

En ese intervalo de tiempo, las fuerzas tenebrosas hicieron una marcha que más bien fue un aquelarre, disfrazadas de brujas, con ataúdes, embozadas en color negro al estilo de las burkas árabes, que en un número no mayor de 100 quisieron las recibiera la Directiva de la Asamblea Nacional, cosa que no ocurrió.
Luego desataron una ola internacional de protestas dirigidas a la Asamblea Nacional de parte de múltiples organismos internacionales, sociedades de ginecología y redes feministas, pidiendo no se eliminara el aborto terapéutico.

En todo este período todos nosotros tuvimos presencia en todos los medios de comunicación masiva y participamos en debates televisivos por espacio mayor a las 10 horas. Enfrentamos a médicos pro aborto. Se envió material científico a todos los diputados y se tuvieron múltiples entrevistas con los mismos.

Ya en vísperas del 26 de octubre, aparecieron las presiones diplomáticas. Encabezadas por la embajadora de Suecia, que encabeza al grupo de países donantes, pidieron, con una exigencia digna de mejor causa, que este tema no se discutiera el día preciso, dejando entrever amenazas a la ayuda otorgada a Nicaragua. En esa petición participó el representante del Fondo de Naciones Unidas para el Desarrollo.

El 26 de octubre, día en que también se celebra el Día del Médico Nicaragüense, haciendo caso omiso a todas las presiones nacionales, diplomáticas e internacionales, la Asamblea Nacional pasó a discutir en Plenario la eliminación del Aborto Terapéutico del Código Penal vigente. La votación fue de 52 votos contra 0. En el debate, la participación de los diputados fue una verdadera fiesta pro vida. Escuché todos los argumentos a favor de la vida y en contra del aborto. Su calificación de homicidio, asesinato, crimen. Se habló de Don de la vida dada por Dios, su inviolabilidad. De que no hay problema que la ciencia médica no pueda tratar, que los inocentes deben ser protegidos por el Estado, no regresar a tiempos de Herodes. Se describió la técnica del aborto por nacimiento parcial calificándola como un horroroso crimen. Se refirieron duramente contra los diplomáticos, los cuales estaban presentes, indicando que no se puede aceptar condicionamientos de ayuda para instalación de políticas de muerte. Se estableció que Nicaragua es libre e independiente, y que no puede aceptar ingerencia extranjera que vaya contra los principios, valores y cultura que constituye nuestra identidad cultural. Se hizo notar el poder de convocatoria de la fe cristiana y el reavivamiento de ésta. Se ensalzó la maternidad y se les dijo a los embajadores y organismos internacionales que no interfieran y que quedarán sin trabajo todos los promotores de sus programas que atentan contra la vida.

También se señaló que con el aborto también se sigue una política que va encaminada a la destrucción de la familia y sus principios, y que los diputados estarán alerta para evitar que eso suceda en Nicaragua. En las tribunas para el público estaban miembros de nuestros grupos con pancartas, imágenes de niños abortados, a quienes se les veía a través de la televisión, pues fue transmitida en vivo, orando y rezando el Santo Rosario.

Entretanto, las turbas feministas de la muerte, estaban en las afueras de la Asamblea Nacional en un verdadero aquelarre. Al final, iniciaron un tumulto en las calles, incendiando llantas. Los hermanos pro vida tuvieron que aguardar en los estacionamientos de la Asamblea Nacional protegidos por la Policía para velar por su seguridad.
Los grupos de la cultura de la muerte han dicho que recurrirán de amparo ante la Corte Suprema de Justicia. José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la sección de las Américas de la pro abortista organización Human Rights Watch, le dijo al periódico Los Angeles Times que el caso podría ser presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, cuya autoridad, afirma Vivanco, Nicaragua ha aceptado.

Entretanto, vemos que en Nicaragua ha resurgido la luz del amor y el patriotismo. Ha habido un reavivamiento de la fe desde el Evangelio de la Vida. Estas jornadas han sido una verdadera catequesis y evangelización a partir de la celebración del Don de la Vida. Nos ha unido en fraterno abrazo ecuménico con los hermanos evangélicos, cuyos templos hemos visitado y en ellos hemos predicado la Cultura de la Vida y la Civilización del Amor. Se ha reavivado el patriotismo de nuestros políticos y dirigentes, volviendo sus ojos al derecho a la vida.
NOTA: El Dr. Rafael Cabrera Artola, gineco-obstetra, es fundador y presidente de ANPROVIDA, organización afiliada a Human Life International en Nicaragua. Rafael ha luchado incansablemente durante muchos años en defensa de la vida en su país y ha participado en muchos congresos provida de Vida Humana Internacional (VHI). VHI felicita por esta gran victoria, a Rafael y a los demás líderes provida en Nicaragua, incluyendo los que integran la organización provida ANIMU y los hermanos evangélicos.

1 comentario:

  1. Anónimo12:48 p. m.

    Hola soy nicaragüense y vengo de un país en donde pertenecía a la Asociación Pro Vida y me gustaría ahora de regreso en mi país saber como puedo formar parte, ser miembro o de que manera puedo apoyar, luchar en contra de aquellas personas que asesinan y les quitan el derecho a la vida, derecho que solo ha sido otorgado por Dios; quien nos puede dar y quitar la vida en cualquier instante.
    Atentamente,
    Dra. Leonor Corea.
    E-mail: leco8913@yahoo.com

    ResponderEliminar